fbpx

El turismo es terreno para innovar. En muchas localidades se ven nuevas propuestas, que aportan algo más a destinos que ya eran muy visitados. Es lo que pasa, por ejemplo, en Mar del Plata, conocida por sus playas, su oferta teatral y sus tradicionales paseos. Un clásico en el país a la hora de vacacionar. A todos sus atractivos, en el último tiempo se sumaron nuevos circuitos que hicieron que varias zonas de la ciudad cobraran un nuevo color. En el centro, hace unos años empezó el boom de las cervecerías artesanales, que ofrecen una amplia variedad de productos y cuentan con fábricas propias. Por otra parte, en el sur, aparecieron los viñedos a orillas del mar y los turistas pueden acercarse y recorrer esta nueva ruta del vino.

Mar del Plata es la ciudad con mayor producción de cerveza del país, con 600 mil litros al año. La actividad se concentra en la calle Olavarría, con espacios de todo tipo y más de 90 variedades para degustar. Existen alrededor de 50 locales en un radio de pocas cuadras y muchos de ellos tienen la particularidad de que cuentan con la fábrica en el mismo lugar.

Es el caso de Leben, que surgió de la mano de Julián Actis y Melisa Retrivi en el año 2015, cuando tenían 26 y 21 años y empezaron a soñar con su emprendimiento propio en su ciudad natal. El proyecto se hizo realidad dos años después y las puertas de la cervecería se abrieron en julio de 2018. Allí se acercan turistas de todos los lugares de la Argentina, y los dueños los reciben encantados, con ganas de compartir lo mejor de los productos locales de Mar del Plata.

Las ambiciones de los chicos no se quedan en este primer local. Aspiran a poder abrir otro en la misma ciudad y más adelante también en otros puntos del país. “Sabemos que no es de un día para el otro, pero creemos que Argentina tiene mucho potencial y por eso apostamos al país. Es un desafío ser emprendedores y estamos orgullosos de eso”, indicó Melisa.

El espacio entre la fábrica y el bar está unificado, pero funcionan en horarios diferentes. La producción empieza a las 8 de la mañana y el local abre al público alrededor de las 18. Los dueños se quedan hasta el cierre, que ocurre cuando se va el último cliente, alrededor de las 2 de la mañana. Buscan estar atentos a todo, ya que se trata de un proyecto importante. Por eso, siguen muy de cerca todo lo que tiene que ver con los costos, las maquinarias, el equipamiento, los empleados y la logística.

Los viñedos también pintan un nuevo escenario en la ciudad balnearia. En el sur, a 30 minutos del centro, está ubicada la única bodega de Mar del Plata. Se trata de Trapiche, que produce allí el vino “Costa y Pampa”. Según comentó Santiago García Pia, el responsable del centro de visitas, se trata de un producto distinto, más fresco e inspirado en los vinos de Nueva Zelanda, Sudáfrica y Francia.

Los turistas pueden hacer visitas guiadas, recorrer los viñedos, conocer el proceso de elaboración y tratado de la uva y degustar las mejores variedades. También pueden disfrutar del Wine Bar, en el que se acompaña la bebida con picadas de campo o empanadas.

“Este tipo de emprendimientos le hacen muy bien a la ciudad. Son inversiones muy grandes y a largo plazo que dan trabajo a los locales. Está bueno tomarse el tiempo de escaparse un poquito de la playa para venir a conocer este tipo de propuestas diferentes”, agregó García Pia sobre el emprendimiento.

Según la Organización Mundial del Turismo, 1 de cada 10 trabajos son generados por el turismo a nivel global. Los datos de la Secretaría de Turismo de la Nación indican que en la Argentina, la actividad genera 1,09 millones de puestos. Los emprendedores todavía tienen amplios terrenos para explorar en este campo y generar nuevas atracciones, por ejemplo en destinos tan clásicos como Mar del Plata.

FUENTE: Clarín

Leave a comment

CONTACTANOS



X
COTIZACIÓN ONLINE